Se acercan tiempos de comuniones y eventos, y si somos mamás de comunión o de bautizo, será el momento de empezar a pensar en cómo vamos a vestirnos en un día tan señalado. Del saber elegir bien qué vamos a llevar, dependerá en gran medida, que nos sintamos cómodas y seguras de nosotras mismas, que nos gustemos y a partir de ese momento, que nos dediquemos plenamente a disfrutar de la comunión de nuestros hijos. Estas son las 10 claves que proporcionarán el éxito a nuestro estilo.

1.- Es importante ser coherentes con nosotras mismas y con el entorno en el que vamos a estar. Esta es nuestra máxima preferida. Porque si somos coherentes con lo que nos gusta, con lo que nos sienta bien, con lo que nos favorece (más allá de modas y tendencias) y además, somos coherentes con el entorno en el que vamos a estar, tendremos el acierto asegurado con nuestro «look». Es un evento de día, así que no hace falta llevar tocado ni vestir de largo, a no ser que llevemos un traje pantalón o un mono.

2.- Conocer bien nuestro cuerpo y nuestros rasgos, tener localizadas las prendas que equilibran nuestra figura y conseguir la armonía, que es la auténtica base de la belleza, debe ser nuestro objetivo principal a la hora de definir nuestro estilo.

3.- En un bautizo o comunión, donde no somos las protagonistas (aunque seamos las mamás de las criaturas) conviene buscar la naturalidad, no ir excesivamente arregladas o con peinados y maquillajes muy elaborados, como los que podríamos llevar a una boda.

4.- En relación a nuestro corte de pelo deberíamos ser precavidas y si nos hiciera falta sanear puntas o renovar el corte, lo haremos con un mes de antelación, para que el pelo crezca un poco y coja ese aire natural que se amolda a nuestro perfil.  De cara a un evento no es el momento de hacer experimentos ni cambios radicales de «look» de los que podríamos salir escarmentadas.

5.- El momento de empezar a buscar nuestro estilismo, teniendo en cuenta que las comuniones son en mayo o junio, puede ser a principios de marzo, cuando las tiendas empiezan a recibir la colección primavera-verano. Tranquilas, no tengamos prisa. Es importante que miremos, busquemos y comparemos; que nos probemos la ropa sin prisa y sin pereza, tomando nota de lo que realmente nos gusta y nos sienta bien. A no ser que queramos que nos hagan el traje a medida, entonces sí será ya el momento de concretar nuestro look.

6.- ¿Blanco o negro? El color blanco es muy apropiado para una comunión, es elegante y sencillo. El estampado bicolor también podría ser una buena elección. Mientras que el color negro sería mejor reservarlo para eventos de noche.

7.- La mezcla entre lo sencillo y lo elegante, será la ecuación ideal para resolver nuestro estilo y triunfar con nuestra imagen.

8.- Prestaremos especial atención a los zapatos. Ellos son los responsables de elevar un “look” a la categoría de sublime o de arruinarlo por completo. Elegir un zapato elegante, cómodo y de calidad, con el que nos sintamos capaces de pisar fuerte.

9.- En el día C, a la hora de maquillarnos, busquemos un maquillaje duradero y natural, a prueba de besos y emociones.  Confiemos en nuestra maquilladora de siempre, esa que conoce bien nuestros gustos y facciones. Si no la tuviéramos, es el momento de empezar a buscar y de hacernos alguna prueba.  Existen verdaderas profesionales capaces de sacar los mejor de nuestros rasgos de forma natural, sin estridencias.

10.- La clave del éxito reside en conseguir una imagen fresca y atemporal, que a pesar del paso de los años no parezca desfasada. Ese tipo de imagen de la que no nos arrepintamos cuando la veamos dentro de 10 años.

Esperamos que estas claves os gusten y os sean de utilidad. Que os ayuden a tener la imagen deseada. Para cualquier tipo de consulta, no dudéis en poneros en contacto con nosotros. Será un verdadero placer ayudaros.