Descubrir la Tiendología de Manuel Amat supuso una amalgama de elementos interesantes y positivos que empezaron a gravitar hacia el centro de mi vida. Interioricé palabras poderosas como empatía, asertividad, escucha activa y feed back que enriquecieron mi vida.

El hecho de haber conocido de cerca el trabajo y el mundo de Manuel, haber leído su primer cuento inspirador «El sueño de Canuto» y haber colaborado en la corrección de su segundo libro «Vender mejor, sin vender tu vida«, dio paso a una nueva etapa en el devenir de mi historia.

Ese emprendedor valiente que todos llevamos dentro comenzó a exteriorizarse y a exhibir unas competencias que suponía inexistentes. Me llevó a centrarme en mis valores, en lo implícito del trabalenguas de Manuel: «qué quería ser, cómo lo quería hacer y qué quería sentir haciendo eso que haría para ser aquello que quiero ser» y, a pasar a la acción sin más dilación.

Siempre he tenido una gran inquietud por el aprendizaje constante y por la adquisición de aptitudes nuevas, y coincido con La Tiendología en que eso es la base del éxito de nuestra vida. Así que me formé en la asesoría de imagen y en la organización de eventos dispuesta a crear la semilla de la actitud adecuada para tener un negocio de éxito.

Junto a todo ello, algo de vital importancia, me rodeé de buenos profesionales que disfrutan con su trabajo y convierten la relación laboral en toda una experiencia emocional y creativa. Es así como surgió la identidad de mi marca: ¡Ajajá! Planes Perfectos con Pilar Magaña: en el despacho de Conversa, con Manuel y Maku & Chic que consiguieron ilusionarme y crear una identidad potente para mi plan de negocio.

La marca ¡Ajajá! y su slogan «Planes Perfectos con Pilar Magaña» me enamoraron desde el primer momento por su originalidad, por sus connotaciones positivas, de sorpresa y aprobación, porque es un nombre mágico que dibuja una sonrisa, porque invita a la acción y porque su tipografía y aplicaciones cromáticas están en total sintonía con mis gustos, con mi forma de ser y sentir la vida: la cercanía, la actualidad, la sencillez y la creatividad.

Ahora es el momento de avanzar, de crear momentos ilusionantes y hacer partícipes de ellos a quienes se unan a mí. De conseguir que todo fluya y de hacer felices a las personas facilitándoles la preparación de ese camino que narra sus historias.