En este marzo invernal en el que estamos inmersos, comenzamos ya a pensar en preparar las maletas para una escapadita de fin de semana o en la esperada Semana Santa que nos regalarán algún que otro viaje de esos que  recargan las pilas y nos llenan de buena energía.

Con solo estas 10 claves conseguiremos hacer las maletas de forma fácil, organizada, sin prisas ni agobios de última hora, y con la ropa adecuada para cada destino. Y lo más importante: sin las temidas prendas  “porsi” que contaminan nuestro equipaje, dejándolo sin espacio para lo realmente importante:

Clave 1.- Consultaremos el tiempo previsto para esos días, teniendo en cuenta las temperaturas diurnas y nocturnas. Prestaremos especial atención a esa pasión que tienen en algunos lugares públicos por poner el aire acondicionado en “modo congelación”, será entonces el momento de incluir un fular o chaqueta fina que nos acompañe.

Clave 2.- Definiremos qué tipo de actividades realizaremos y qué ropa necesitaremos. Para ello, tendremos en cuenta todas las variables posibles: si haremos algún  tipo de deporte, si solo haremos turismo, si saldremos por las noches a cenar,  si iremos a ver algún espectáculo o museo, o si será un viaje distendido para ver a nuestra familia…

Clave 3.-  Algo muy importante que siempre tendremos en cuenta  serán los usos y costumbres del país o ciudad  del destino elegido para evitar conflictos. Recordemos aquello de “donde fueres haz lo que vieres”.

Clave 4.- Ahora es el momento de decidir qué estilismos llevaremos para cada día y cada noche con el fin de especificarlos exactamente y que podamos meter las prendas elegidas -y solo ésas-  en la maleta. A mí me funciona muy bien hacer una lista con todo lo que me voy a llevar, colocarlo encima de la cama  y luego ir chequeando conforme lo voy metiendo.

Clave 5.- El tener claro qué ropa nos vamos a poner cada día evitará  que metamos prendas que no vamos a necesitar. Aquí no vale ni el “por si acaso” ni el “experimentar” con ropa que no nos solemos poner. Seamos fieles a nuestro estilo y acertaremos, tenedlo por seguro.

Clave 6.- Para hacer la maleta perfecta recordad el método de Marie Kondo del que hablábamos en mi anterior post. Meteremos sólo lo imprescindible y lo que realmente nos hace felices, enrollado o doblado en vertical para ocupar menos espacio.

Clave 7.- Lo más pesado –como los zapatos– lo colocaremos en la parte inferior de la maleta, dentro de bolsas para evitar que ensucien el resto de la ropa, tres pares como máximo y  aprovechando su interior para llevar los calcetines.

Clave 8.- Los productos de aseo los pasaremos a pequeños botes de viaje dentro de una bolsa transparente e impermeable para evitar problemas en el aeropuerto y ahorrar espacio. Una buena idea es llevar dos bolsas, una para los productos de maquillaje y otra para cremas y geles.

Clave 9.- No nos olvidaremos de meter una bolsa para la ropa sucia, enrollada y colocada en un hueco lateral. Un excelente truco para ahorrar espacio al colocar los cinturones es dentro del cuello de alguna camisa o estirarlos alrededor del interior de la maleta y utilizar los huecos para la ropa interior.

Clave 10.- Por último valoraremos la posibilidad de envasar al vacío las prendas que más abultan como plumíferos o abrigos, esto nos permitirá ganar espacio y optimizar nuestro equipaje. Y muy importante: lo pesaremos antes de salir de casa para evitar sorpresas de sobrepeso en el aeropuerto.

Si seguimos estas fáciles reglas de oro conseguiremos  que hacer la maleta perfecta no sea motivo de preocupación, si no, más bien una forma de empezar a disfrutar con antelación de nuestro viaje soñado.  ¡Deleitémonos con los preparativos! Es una forma de alargar nuestra felicidad en el tiempo.